Obsolescencia programada ¿También en moda?

obsolescencia programada

Seguro que te has dado cuenta de que el jersey que te compraste hace 3 meses no luce igual que ese de tu abuela que te quedaste porque te encantó su rollo vintage.

El de tu abuela no tiene bolitas, abriga que da gusto y tiene las costuras fuertes. El que te compraste hace unas semanas ya tiene desperfectos y lo has usado unas 3 veces, dudas de que vaya a durar mucho en tu armario.

Esto es lo que llamamos obsolescencia programada.

Jersey de punto grueso de lana a rayas azules y grises moda de invierno sostenible

La obsolescencia programada es la determinación del fin de la vida útil de un producto, de forma que, tras un período de tiempo (calculado por el fabricante durante la fase de diseño) este se quede obsoleto o inservible.

El objetivo de esta práctica no es crear productos de calidad, sino exclusivamente el lucro económico, no teniéndose en cuenta las necesidades de los consumidores, ni las repercusiones medioambientales en la producción y mucho menos las consecuencias que se generan desde el punto de vista de la acumulación de residuos y la contaminación que conllevan.

infografia del ciclo de la obsolescencia programada

Dentro de la moda el caso más llamativo es el del fast fashion donde se produce ropa en ingentes cantidades y la calidad deja mucho que desear, haciendo que las prendas tengan poca durabilidad.

Se cambiaron los materiales naturales y de calidad por fibras cada vez más baratas, en su mayoría plásticas que se deshacen cada vez que las lavamos. Hacen que el tejido se dé de sí y se viren las costuras (¿Nunca te ha pasado ir a planchar una camiseta y ver que era imposible casar la parte delante con la espalda por las costuras?), que salgan las tan odiadas pelotillas, etc.

Además, son tejidos que están llenos de químicos y que nos hacen tener alergias y problemas de salud. Sin hablar del daño que hacen al medio ambiente tanto en su confección cómo en su mantenimiento.

También cambiaron la forma de confeccionar. Había que confeccionar más y más barato porque lo que las fornituras también pasaron a ser de menor calidad, se hacen los patrones y los cortes más rápido y las costureras cosen a un ritmo de vértigo. Esto ha hecho que un abrigo hecho ahora no siente tan bien como sentaba un abrigo hecho hace 40 o 50 años.

Si unimos todo esto, con el marketing constante creando necesidades inventadas y el bajo precio de estas prendas, tenemos consumidores locos que compran más de lo que necesitan.

Un grupo de cinco personas con bolsas de compras de moda

Este tema de la obsolescencia programada ha creado un malestar en los consumidores que se sienten engañados por pagar dinero por un producto con una vida muy corta, por lo que últimamente son muchas las organizaciones, medios de comunicación e incluso los propios consumidores, están pidiendo a las administraciones que legislen para controlar esta práctica.

¿Qué piensas? ¿Conseguirán frenar esta espiral de consumo desenfrenado?

Artículo escrito por Jessica Checa de BeGaia

RECICLAJE TEXTIL, RECICLAJE CREATIVO

bolsosmonai artesania creativa

Por muchos ya es sabido que la industria textil es la segunda más contaminante del planeta después del petróleo, que el mundo de la moda vende 80.000 millones de prendas en todo el mundo al año y genera el 20% de los tóxicos que se vierten en el agua, la creación por parte de muchas marcas de la llamada “pronto moda” o “fast fashion” ha llevado a un exceso de consumismo.

Camisetas que se venden por 3€ de casi “usar y tirar” ha hecho que miles de prendas se acumulen en nuestros armarios. Y esta fast fashion ¿por qué es posible? Por la deslocalización del trabajo. Esas prendas se realizan en Asia, donde están la mayoría de las más de 250.000 fábricas del mundo, trabajadores que producen en condiciones de explotación tanto salarial como laborales en sus respectivos puestos de trabajo y que mayormente son mujeres.

El modelo de economía lineal actual de “usar y tirar” está obsoleto, afortunadamente cada vez somos más marcas y empresas las que apostamos por una economía circular donde la base sea reducir, reutilizar y reciclar.  Con esto conseguimos alargar el tiempo de vida útil de muchos materiales, la cantidad de residuo en los vertederos es menor y por tanto reducimos la contaminación, pero no nos engañemos, el problema base seguirá ahí si como sociedad no cambiamos nuestros hábitos de exceso de consumo.

Cada español genera de media 12 kilos de residuo textil al año, y de ellos apenas el 20% se puede reciclar, estamos por debajo de la media de la UE del 45% y lejos del objetivo del 50% marcado por el Plan Estatal Marco de Residuos para el 2020.

A esto hay que sumar la utilización de ciertas fibras como las sintéticas y derivadas del petróleo (el poliéster) que dificultan e incluso impiden el reciclaje. Su incineración es altamente contaminante.

En 2015 el sector  textil era responsable del 2% de las emisiones de CO2 en el planeta, para 2050 se estima que generará el 26%. Sin contar la cantidad de microfibras que las prendas sintéticas sueltan en cada lavado y que acaba vertiéndose al océano.

En BolsosMonai utilizamos telas recicladas, una de ellas es el trapillo

¿Que es el trapillo?

El trapillo  utiliza restos de telas excedentes de fábricas textiles, la mayor parte en Europa. Esos restos sobrantes de hacer camisetas, pantalones… se acumulan y se crean con ellos ovillos como los de lana que pueden ser utilizados para tejer o realizar complementos, por ejemplo.

El trapillo puede hacerse con diferentes tipos de tejido, los más frecuentes son algodón, poliester, lycra y fettuccia que es una tela tipo gasa o tul.

Bolsosmonai algodón

Trapillo de algodón,poliester o lycra.

Bolsosmonai fettuciaTrapillo fettuccia

Hoy día hay mucha gente que se está concienciando de la importancia de reciclar y del reciclaje textil de nuestras prendas y reaprovecha camisetas viejas para crear su propio trapillo empleándolo para hacer luego alfombras de baño, complementos como collares o pulseras…

Te animamos a hacerlo. Youtube o Pinterest son quizás las mejores plataformas donde encontrar buenos tutoriales para empezar.

Bolsos monai  Foto de BolsosMonai bufanda tejida a crochet con trapillo algodón. 

En nuestra marca hemos apostado por este reciclaje textil tan necesario además de reciclar otro tipo de materiales para la creación de nuestros bolsos y complementos upcycling. Nos encanta la artesanía y también la naturaleza, así que buscamos tener el menor impacto ambiental en nuestras creaciones, tanto en la realización como en el residuo que generamos al terminar un diseño. Apostamos por una moda sostenible en todo el proceso de creación.

Quiero saber quién hace la ropa que llevo puesta, de dónde procede, y en qué condiciones laborales son creadas.

En nuestro caso, somos dos hermanas, Aida y yo Mónica, las que estamos al frente del proyecto. Trabajamos cada modelo de forma artesanal, en nuestro taller, adaptándonos al tejido que tengamos en ese momento. Es a partir de ahí donde va surgiendo la idea de un nuevo diseño.

Bolsos monai

Compra menos, elige bien, haz que dure. Vivienne Westwood

Sólo con este pequeño gesto todos ganamos, nosotros y el planeta.

Y citando a nuestra Presidenta Marina López os dejamos una frase para la reflexión que nos ha encantado.

El día que los diseñadores y los consumidores no veamos el mundo de la moda como algo frívolo y ajeno sino como una responsabilidad medioambiental y social, empezarán a cambiar las cosas.

Artículo escrito por Mónica de BolsosMonai

Singular Sisters, joyería creativa.

JOyeria creativa, singular sisters

Inma y Fabiola, hermanas, están al frente de la firma de joyería Singular Sisters, que se encuentra en Guadalix de la Sierra, Madrid.

Ambas comenzaron la actividad en el año 2014, combinando este proyecto con otro trabajo, hasta que finalmente Inma decidió lanzarse y dedicarse a esto a tiempo completo, mientras que Fabiola lo sigue compaginando con trabajo externo.

Forman el tandem perfecto, Fabiola diseña la mayoría de las piezas e Inma las produce.

Inma empezó a aprender en diferentes cursos y talleres llevándola todos ellos a despertale el interés por continuar aprendiendo e incorporar a la firma técnicas nuevas; siempre intentando buscar la diferencia.

Las materias con las que trabaja son la plata, el latón  y el cobre principalmente, aunque también incluye en ocasiones algunas piedras semi preciosas.

Las técnicas utilizadas son el grabado al ácido, la estampación y otras técnicas de joyería.

Tiene el taller en su casa y trabaja sola. Fabiola se encarga también del packing para lo que reutilizan telas y expositores.

Sus productos se pueden adquirir on line aunque también tienen puntos de venta en algunas tiendas, así como participan en ferias y mercadillos.

El nombre viene de un proyecto anterior que tenía en su nombre la palabra “únicas”; así, buscando un sinónimo de únicas, dieron con singular. A partir de ahí, estuvo claro:  Singular Sisters.

 

Y aquí puedes encontrarlas 👇

Web Instagram Facebook

Chon Mayayo Bellostas

Tochy & Pochy

Todos sabemos lo que es el desarrollo sostenible: es un banco de tres patas. ¿Es cuestión de un estilo de vida?

El concepto de Desarrollo Sostenible afecta a todas las actividades humanas, y desde que lo definió oficialmente en 1987 el Informe Nuestro Futuro Común, en la comisión Brundtland (también conocido como informe Brundtland) se ha venido perfilando en sucesivas cumbres, acuerdos y conferencias todas de carácter internacional.

La definición de desarrollo sostenible descrito en este informe es aquél “que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades”.

Nació como un concepto abierto para responder a las necesidades de cada sector; como “debemos” o “elegimos” ser pensadores críticos es importante exponer la controversia que dicha definición ha planteado, debido a que podía responder a complacencias para llegar a un consenso ambiguo, o poco científico, entre otras críticas que se le han realizado. (1)

De la palabra de la misma Brundtland ante la pregunta si cambiaría algo del informe: “Quizá hubiera agregado que había que prestar atención para que no se hiciera un uso abusivo del término “desarrollo sostenible” (risas)”(2)

http://gotaskaen.es/los-paradigmas-los-recursos-agotables/

Este informe inicial marcó la propuesta de gestionar los recursos de forma racional elevando a la categoría capital los siguientes aspectos:

  • Social, saliéndonos un poco de nuestro ombligo europeísta y tomando en cuenta que en Mauritania se abolió la esclavitud en el 2007, y que la tecnología ha suplantado la necesidad de la manufactura, es un capital importante que valorar. (3)
  • Económico, poco se puede comentar en este aspecto que el sentido común no nos diga, salvo que existen diversas formas de integrar el pan de cada día en la mesa de cada persona, bien sea como empleado, pyme o empresario. Otra historia es la macro-economía a la que todos estamos subordinados.
  • Tecnológico, miles de iniciativas relacionadas con I+D+I que optimizan procesos en pro de valorar los recursos, en este sentido uno de los que se vislumbran en la actualidad es la economía circular que re-inserta como materia prima los subproductos industriales o residuos urbanos como el plástico de botella y bolsas. Entre otros claro está.
  • Medioambiental y ecológico son temas abordados por primera vez en este informe y a partir de este momento no han dejado de estar en las agendas políticas mundiales. Este informe fue iniciativa de Gro Harlem Brundtland, una mujer, que en su momento era Primera Ministra Noruega. Este aspecto ha avanzado para concretarse con indicadores como huella hídrica, huella de carbono, huella ecológica, ecodiseño, que le dan a “lo sostenible” un carácter algo más científico y medible para dotar de objetividad a lo que se presume como tal, las pymes tienen poco acceso a estos recursos por lo que la sostenibilidad es algo más intuitivo y de sentido común, o confianza en sellos de calidad; sin embargo, hay que recordar que existen dos ámbitos más a tomar en cuenta: el económico y el social que también influyen en la presunción de sostenibilidad que es un banco de tres patas.

En la actualidad la web de la ONU define desarrollo sostenible como:

“La satisfacción de «las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades». (Informe titulado «Nuestro futuro común» de 1987, Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo), el desarrollo sostenible ha emergido como el principio rector para el desarrollo mundial a largo plazo. Consta de tres pilares, el desarrollo sostenible trata de lograr, de manera equilibrada, el desarrollo económico, el desarrollo social y la protección del medio ambiente.” (4)

Desde una perspectiva fatalista, siendo pesimista y mirando al pasado, nos damos cuenta que lo que conocemos como “estado de bienestar” es el estilo de vida relacionado con el modelo e economía del merado y consumo de rápido crecimiento instaurado en la cultura occidental en el siglo XX, este modelo genera una escasez de recursos a las generaciones futuras, entendiendo la tierra como una casa común, e inclusive está afectando a las generaciones actuales; esto debido a las malas prácticas productivas y de consumo, en gran medida por desconocimiento de las consecuencias de ignorar la importancia de conjugar de forma integral los aspectos antes mencionados, pero dejemos la culpa y pongamos manos a la obra, hoy, aquí y ahora.

¿Qué hacemos?

De momento y desde la absoluta libertad al menos re-pensar para enfocar la mirada al futuro con un grado de optimismo y lograr un cambio de paradigma con los valores comunes que actualmente “la mayoría” de las personas vinculan a la palabra “sostenible”; Es una ocasión de sumar fuerzas entre grandes y pequeños, entre pequeños y pequeños y sobre todo entre colega, y así ínter-cooperar, avanzar hacia una cooperación para el desarrollo sostenible que roce el utopismo y venza los egos personales, apostar por grandes ideales que son los que transforman el mundo, porque para cooperar hay que ceder soberanía, hay que tener valentía y porque juntos somos más fuertes, y juntas somos invencibles.

 

 

 

(1) Desarrollo Sostenible y huella ecológica. Autoedición Federico MARTIN Palermo

(4) http://www.un.org/es/ga/president/65/issues/sustdev.shtml

(3) https://www.ngenespanol.com/travel/mauritania-fue-el-ultimo-pais-en-abolir-la-esclavitud/amp/

(2) https://www.efeverde.com/noticias/gro-harlem-la-mujer-que-desperto-la-conciencia-ambiental-del-planeta/

(0) Guía básica de la sostenibilidad. Brian Edwars con la colaboración de Paul Hyett.

Imagen:  artesaniasfacundo.blogspot.com

Nuevos tejidos para la Moda Sostenible

Pese a la ‘’mala fama’’ creada últimamente desde que la ONU calificó la industria de la moda como la segunda más contaminante del planeta (sólo después de la del petróleo), los diseñadores y las marcas buscan la manera de seguir desarrollando colecciones cada vez más responsables con el medio ambiente. La industria de la moda sigue su camino, como ha hecho siempre a través de la historia.

Se invierte en investigación y desarrollo de tecnologías y con ellas en creación de  nuevos tejidos que usan lo que, hasta ahora, considerábamos deshechos.

Residuos como restos de lana, basura plástica, pieles de frutas… Todo para buscar un camino más sostenible para la moda del momento.

¿Quieres saber cuáles son algunos de estos nuevos tejidos? ¡Sigue leyendo!

Cupro: Es una fibra de celulosa regenerada que se obtiene con restos de algodón. En concreto con linter, una fibra que se adhiere a las semillas del algodón y que solía acabar en los vertederos antes de su uso para crear este tejido.

Su apariencia y textura recuerda a la seda. Y al igual que otras fibras celulósicas tiene buena absorción de humedad y resistencia a las arrugas.

Qmilch: Es un tejido hecho con una fibra creada a partir de leche no apta para consumo humano (pasada o agria). Tras dos años de investigación se consiguió usar la caseína de la leche para crear unos hilos con los que luego se entrama el tejido Qmilch.

En cuanto a la apariencia es un tejido parecido a la seda, aunque con un coste (económico y ecológico) mucho menor.

Re.Verso: Es un tejido creado a partir de retales pre-consumo de lana y cachemira. La empresa italiana que lo ha llevado a cabo recoge los sobrantes de lana de las colecciones de otras marcas para darle una segunda vida creando este tejido. Usa un 89% menos de agua, un 76% menos de energía y genera un 96% menos de emisiones de carbono.

SeaCell: Es un tejido hecho de lyocell (una fibra de pulpa de madera) y algas marinas. Se fabrica según un proceso ecológico que permite obtener una fibra biodegradable a la vez que conserva las propiedades benéficas de las algas.

Orange Fiber: Un textil biodegradable similar a la seda y a la viscosa en aspecto y calidad, pero fabricado a partir de los deshechos de las naranjas italianas. Reutilizando así un desperdicio y ahorrando tierra, agua y demás recursos.

Estos son algunos de los tejidos que se han ido creando para hacer a la moda más amigable con nuestro planeta, pero hay más y cada día salen al mercado nuevas. Poco a poco en este blog te iremos contando estas novedades tan importantes para el mundo de la moda.

Artículo escrito por Jessica Checa de BeGaia

Fotos:

1: ecofriendly-fashion.com

2: inhabitat.com

3: stellamccartney.com

4: runningbare.com

5: ferragamo.com

La sostenibilidad una necesidad, también en el sector textil.

Driade sosteniblidad textil

Cambio climático

Es evidente que el mayoritario modelo de producción y consumo lineal imperante hasta la fecha (extraer recursos de la naturaleza, usar y tirar) es insostenible. Los recursos que nos brinda la naturaleza son finitos, los vertederos se están colapsando, los océanos se ven colmados con nuestros residuos, estamos acabando con la biodiversidad del Planeta, y esta situación va a tener un coste muy alto para la humanidad, coste que ya hemos empezado a pagar.

Continuar leyendo “La sostenibilidad una necesidad, también en el sector textil.”

Upcycling: creando estilo propio

Ikaizen upcycling negro cerca

¿En qué consiste la moda upcycling?

¿Qué es el upcycling?

Este término, también conocido en diseño como supra-reciclaje, consiste en convertir un objeto ya en desuso en un nuevo objeto mejorado. Es decir, se trata de añadir valor a objetos que ya no lo tienen, ya sea porque están algo deteriorados o han pasado totalmente de moda, o porque son objetos obsoletos. Continuar leyendo “Upcycling: creando estilo propio”