Todos sabemos lo que es el desarrollo sostenible: es un banco de tres patas. ¿Es cuestión de un estilo de vida?

El concepto de Desarrollo Sostenible afecta a todas las actividades humanas, y desde que lo definió oficialmente en 1987 el Informe Nuestro Futuro Común, en la comisión Brundtland (también conocido como informe Brundtland) se ha venido perfilando en sucesivas cumbres, acuerdos y conferencias todas de carácter internacional.

La definición de desarrollo sostenible descrito en este informe es aquél “que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades”.

Nació como un concepto abierto para responder a las necesidades de cada sector; como “debemos” o “elegimos” ser pensadores críticos es importante exponer la controversia que dicha definición ha planteado, debido a que podía responder a complacencias para llegar a un consenso ambiguo, o poco científico, entre otras críticas que se le han realizado. (1)

De la palabra de la misma Brundtland ante la pregunta si cambiaría algo del informe: “Quizá hubiera agregado que había que prestar atención para que no se hiciera un uso abusivo del término “desarrollo sostenible” (risas)”(2)

http://gotaskaen.es/los-paradigmas-los-recursos-agotables/

Este informe inicial marcó la propuesta de gestionar los recursos de forma racional elevando a la categoría capital los siguientes aspectos:

  • Social, saliéndonos un poco de nuestro ombligo europeísta y tomando en cuenta que en Mauritania se abolió la esclavitud en el 2007, y que la tecnología ha suplantado la necesidad de la manufactura, es un capital importante que valorar. (3)
  • Económico, poco se puede comentar en este aspecto que el sentido común no nos diga, salvo que existen diversas formas de integrar el pan de cada día en la mesa de cada persona, bien sea como empleado, pyme o empresario. Otra historia es la macro-economía a la que todos estamos subordinados.
  • Tecnológico, miles de iniciativas relacionadas con I+D+I que optimizan procesos en pro de valorar los recursos, en este sentido uno de los que se vislumbran en la actualidad es la economía circular que re-inserta como materia prima los subproductos industriales o residuos urbanos como el plástico de botella y bolsas. Entre otros claro está.
  • Medioambiental y ecológico son temas abordados por primera vez en este informe y a partir de este momento no han dejado de estar en las agendas políticas mundiales. Este informe fue iniciativa de Gro Harlem Brundtland, una mujer, que en su momento era Primera Ministra Noruega. Este aspecto ha avanzado para concretarse con indicadores como huella hídrica, huella de carbono, huella ecológica, ecodiseño, que le dan a “lo sostenible” un carácter algo más científico y medible para dotar de objetividad a lo que se presume como tal, las pymes tienen poco acceso a estos recursos por lo que la sostenibilidad es algo más intuitivo y de sentido común, o confianza en sellos de calidad; sin embargo, hay que recordar que existen dos ámbitos más a tomar en cuenta: el económico y el social que también influyen en la presunción de sostenibilidad que es un banco de tres patas.

En la actualidad la web de la ONU define desarrollo sostenible como:

“La satisfacción de «las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades». (Informe titulado «Nuestro futuro común» de 1987, Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo), el desarrollo sostenible ha emergido como el principio rector para el desarrollo mundial a largo plazo. Consta de tres pilares, el desarrollo sostenible trata de lograr, de manera equilibrada, el desarrollo económico, el desarrollo social y la protección del medio ambiente.” (4)

Desde una perspectiva fatalista, siendo pesimista y mirando al pasado, nos damos cuenta que lo que conocemos como “estado de bienestar” es el estilo de vida relacionado con el modelo e economía del merado y consumo de rápido crecimiento instaurado en la cultura occidental en el siglo XX, este modelo genera una escasez de recursos a las generaciones futuras, entendiendo la tierra como una casa común, e inclusive está afectando a las generaciones actuales; esto debido a las malas prácticas productivas y de consumo, en gran medida por desconocimiento de las consecuencias de ignorar la importancia de conjugar de forma integral los aspectos antes mencionados, pero dejemos la culpa y pongamos manos a la obra, hoy, aquí y ahora.

¿Qué hacemos?

De momento y desde la absoluta libertad al menos re-pensar para enfocar la mirada al futuro con un grado de optimismo y lograr un cambio de paradigma con los valores comunes que actualmente “la mayoría” de las personas vinculan a la palabra “sostenible”; Es una ocasión de sumar fuerzas entre grandes y pequeños, entre pequeños y pequeños y sobre todo entre colega, y así ínter-cooperar, avanzar hacia una cooperación para el desarrollo sostenible que roce el utopismo y venza los egos personales, apostar por grandes ideales que son los que transforman el mundo, porque para cooperar hay que ceder soberanía, hay que tener valentía y porque juntos somos más fuertes, y juntas somos invencibles.

 

 

 

(1) Desarrollo Sostenible y huella ecológica. Autoedición Federico MARTIN Palermo

(4) http://www.un.org/es/ga/president/65/issues/sustdev.shtml

(3) https://www.ngenespanol.com/travel/mauritania-fue-el-ultimo-pais-en-abolir-la-esclavitud/amp/

(2) https://www.efeverde.com/noticias/gro-harlem-la-mujer-que-desperto-la-conciencia-ambiental-del-planeta/

(0) Guía básica de la sostenibilidad. Brian Edwars con la colaboración de Paul Hyett.

Imagen:  artesaniasfacundo.blogspot.com

Nuevos tejidos para la Moda Sostenible

Pese a la ‘’mala fama’’ creada últimamente desde que la ONU calificó la industria de la moda como la segunda más contaminante del planeta (sólo después de la del petróleo), los diseñadores y las marcas buscan la manera de seguir desarrollando colecciones cada vez más responsables con el medio ambiente. La industria de la moda sigue su camino, como ha hecho siempre a través de la historia.

Se invierte en investigación y desarrollo de tecnologías y con ellas en creación de  nuevos tejidos que usan lo que, hasta ahora, considerábamos deshechos.

Residuos como restos de lana, basura plástica, pieles de frutas… Todo para buscar un camino más sostenible para la moda del momento.

¿Quieres saber cuáles son algunos de estos nuevos tejidos? ¡Sigue leyendo!

Cupro: Es una fibra de celulosa regenerada que se obtiene con restos de algodón. En concreto con linter, una fibra que se adhiere a las semillas del algodón y que solía acabar en los vertederos antes de su uso para crear este tejido.

Su apariencia y textura recuerda a la seda. Y al igual que otras fibras celulósicas tiene buena absorción de humedad y resistencia a las arrugas.

Qmilch: Es un tejido hecho con una fibra creada a partir de leche no apta para consumo humano (pasada o agria). Tras dos años de investigación se consiguió usar la caseína de la leche para crear unos hilos con los que luego se entrama el tejido Qmilch.

En cuanto a la apariencia es un tejido parecido a la seda, aunque con un coste (económico y ecológico) mucho menor.

Re.Verso: Es un tejido creado a partir de retales pre-consumo de lana y cachemira. La empresa italiana que lo ha llevado a cabo recoge los sobrantes de lana de las colecciones de otras marcas para darle una segunda vida creando este tejido. Usa un 89% menos de agua, un 76% menos de energía y genera un 96% menos de emisiones de carbono.

SeaCell: Es un tejido hecho de lyocell (una fibra de pulpa de madera) y algas marinas. Se fabrica según un proceso ecológico que permite obtener una fibra biodegradable a la vez que conserva las propiedades benéficas de las algas.

Orange Fiber: Un textil biodegradable similar a la seda y a la viscosa en aspecto y calidad, pero fabricado a partir de los deshechos de las naranjas italianas. Reutilizando así un desperdicio y ahorrando tierra, agua y demás recursos.

Estos son algunos de los tejidos que se han ido creando para hacer a la moda más amigable con nuestro planeta, pero hay más y cada día salen al mercado nuevas. Poco a poco en este blog te iremos contando estas novedades tan importantes para el mundo de la moda.

Artículo escrito por Jessica Checa de BeGaia

Fotos:

1: ecofriendly-fashion.com

2: inhabitat.com

3: stellamccartney.com

4: runningbare.com

5: ferragamo.com

La sostenibilidad una necesidad, también en el sector textil.

Driade sosteniblidad textil

Cambio climático

Es evidente que el mayoritario modelo de producción y consumo lineal imperante hasta la fecha (extraer recursos de la naturaleza, usar y tirar) es insostenible. Los recursos que nos brinda la naturaleza son finitos, los vertederos se están colapsando, los océanos se ven colmados con nuestros residuos, estamos acabando con la biodiversidad del Planeta, y esta situación va a tener un coste muy alto para la humanidad, coste que ya hemos empezado a pagar.

Continuar leyendo “La sostenibilidad una necesidad, también en el sector textil.”

Upcycling: creando estilo propio

Ikaizen upcycling negro cerca

¿En qué consiste la moda upcycling?

¿Qué es el upcycling?

Este término, también conocido en diseño como supra-reciclaje, consiste en convertir un objeto ya en desuso en un nuevo objeto mejorado. Es decir, se trata de añadir valor a objetos que ya no lo tienen, ya sea porque están algo deteriorados o han pasado totalmente de moda, o porque son objetos obsoletos. Continuar leyendo “Upcycling: creando estilo propio”