Nuevos tejidos para la Moda Sostenible

Pese a la ‘’mala fama’’ creada últimamente desde que la ONU calificó la industria de la moda como la segunda más contaminante del planeta (sólo después de la del petróleo), los diseñadores y las marcas buscan la manera de seguir desarrollando colecciones cada vez más responsables con el medio ambiente. La industria de la moda sigue su camino, como ha hecho siempre a través de la historia.

Se invierte en investigación y desarrollo de tecnologías y con ellas en creación de  nuevos tejidos que usan lo que, hasta ahora, considerábamos deshechos.

Residuos como restos de lana, basura plástica, pieles de frutas… Todo para buscar un camino más sostenible para la moda del momento.

¿Quieres saber cuáles son algunos de estos nuevos tejidos? ¡Sigue leyendo!

Cupro: Es una fibra de celulosa regenerada que se obtiene con restos de algodón. En concreto con linter, una fibra que se adhiere a las semillas del algodón y que solía acabar en los vertederos antes de su uso para crear este tejido.

Su apariencia y textura recuerda a la seda. Y al igual que otras fibras celulósicas tiene buena absorción de humedad y resistencia a las arrugas.

Qmilch: Es un tejido hecho con una fibra creada a partir de leche no apta para consumo humano (pasada o agria). Tras dos años de investigación se consiguió usar la caseína de la leche para crear unos hilos con los que luego se entrama el tejido Qmilch.

En cuanto a la apariencia es un tejido parecido a la seda, aunque con un coste (económico y ecológico) mucho menor.

Re.Verso: Es un tejido creado a partir de retales pre-consumo de lana y cachemira. La empresa italiana que lo ha llevado a cabo recoge los sobrantes de lana de las colecciones de otras marcas para darle una segunda vida creando este tejido. Usa un 89% menos de agua, un 76% menos de energía y genera un 96% menos de emisiones de carbono.

SeaCell: Es un tejido hecho de lyocell (una fibra de pulpa de madera) y algas marinas. Se fabrica según un proceso ecológico que permite obtener una fibra biodegradable a la vez que conserva las propiedades benéficas de las algas.

Orange Fiber: Un textil biodegradable similar a la seda y a la viscosa en aspecto y calidad, pero fabricado a partir de los deshechos de las naranjas italianas. Reutilizando así un desperdicio y ahorrando tierra, agua y demás recursos.

Estos son algunos de los tejidos que se han ido creando para hacer a la moda más amigable con nuestro planeta, pero hay más y cada día salen al mercado nuevas. Poco a poco en este blog te iremos contando estas novedades tan importantes para el mundo de la moda.

Artículo escrito por Jessica Checa de BeGaia

Fotos:

1: ecofriendly-fashion.com

2: inhabitat.com

3: stellamccartney.com

4: runningbare.com

5: ferragamo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *