¿Qué es la economía circular?

La economía circular promueve la producción de bienes y servicios de manera sostenible, reduciendo el consumo, el tiempo, las fuentes de energía y los desperdicios.

El principio básico de este modelo aplica la regla reducir, reutilizar, reparar y reciclar en un círculo continuo

 De la economía lineal a la circular

economia circular

 

El modelo de producción de la industria textil actualmente funciona bajo el sistema de producción lineal.  Produce ropa, los consumidores la compran, la usan y finalmente la desechan sin que esa ropa vuelva a entrar en el circuito de producción.

 

economia circular

 

Además de una industria lineal, la industria textil es la segunda más contaminante del planeta por detrás del petróleo. Para hacernos una idea por cada kilogramo de tejido textil producido globalmente se consume 0,6 kg de petróleo y se emiten 2 kg de CO2 equivalente a la atmósfera. Para producir un pantalón vaquero se requieren 3000 litros de agua y para una camiseta de algodón unos 1200 litros.

La sociedad es cada vez más caprichosa y consumimos más productos textiles, básicamente ropa, con un ciclo de vida muy corto. El sistema de consumo que utilizamos en nuestra sociedad es de usar y tirar. La consecuencia es que necesitamos más materia prima, más energía, más  recursos naturales para producir y cuando estas prendas ya no sirven van a la basura o al contenedor de reciclaje.

¿Qué puede aportar la economía circular a la industria textil?

 

A continuación, te dejo unos conceptos claros sobre los principios de la economía circular y que pueden ayudarte a repensar y rediseñar la industria de la moda.

  • La eco-concepción: considera los impactos medioambientales a lo largo del ciclo de vida de un producto y los integra desde su concepción.
  •  La ecología industrial y territorial: establecimiento de un modo de organización industrial en un mismo territorio caracterizado por una gestión optimizada de los stocks y de los flujos de materiales, energía y servicios.
  • La economía de la “funcionalidad”: privilegiar el uso frente a la posesión, la venta de un servicio frente a un bien.
  • El segundo uso: reintroducir en el circuito económico aquellos productos que ya no se corresponden a las necesidades iniciales de los consumidores.
  • La reutilización: reutilizar ciertos residuos o ciertas partes de los mismos, que todavía pueden funcionar para la elaboración de nuevos productos.
  • La reparación: encontrar una segunda vida a los productos estropeados.
  • El reciclaje: aprovechar los materiales que se encuentran en los residuos.
  • La valorización: aprovechar energéticamente los residuos que no se pueden reciclar.

 

Artículo escrito por  Paula de Arroparte Moda Eco-Logik

Foto: Bruno Scramgnon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *