AMSE es socio honorífico de ASIRTEX

ASIRTEX socio honorífico

Es un honor para Amse pertenecer como socios honoríficos a la Asociación Ibérica de Reciclaje Textil, Asirtex.


Con esta unión nacen nuevas sinergias muy importantes para creciente sector de moda sostenible. Nos ayuda a dar a conocer el gran problema que existe con respecto a los residuos textiles generados por la industria de la moda ya que Asirtex es el referente nacional en lo que a estudios sobre residuos existe en estos momentos en España.

Cradle to Cradle, la nueva Re-Evolución industrial

¿Qué es Cradle to Cradle?

El concepto Cradle to Cradle está basado en la naturaleza donde no hay residuos, todo forma parte de un ciclo en el que el fin de vida de un producto (en la naturaleza, de un ser) es el comienzo del siguiente.

Los diseños actuales de los productos están basados en el modelo ‘’De la cuna a la tumba’’, el contrario del ‘’De la cuna a la cuna’’ (Cradle to cradle).

Un diseño ”de la cuna a la tumba” usa las materias primas, da un uso al producto y luego (cuando el producto ya no sirve) va al vertedero.

Lo que busca este nuevo modelo es cambiar la forma de diseñar y producir para que una vez un producto acabe su vida útil pueda ser devuelto a la cadena productiva de nuevo.

El cradle to cradle considera que todos los recursos son ‘’nutrientes’’, que pueden ser de dos tipos:

  • Nutrientes biológicos: que cierran su círculo en la propia tierra, los biodegradables.
  • Nutrientes técnicos: estos se someten a un proceso de reciclaje pasando a ser nuevos recursos técnicos para crear nuevos productos sin usar nuevos recursos naturales.
Ciclo de vida biológico y técnico

¿Cómo se puede aplicar en la moda?

Para aplicarlo tenemos que recurrir al EcoDiseño y al desarrollo sostenible.

El Ecodiseño incorpora criterios ambientales en la fase de diseño y desarrollo del producto, tratando de tomar medidas preventivas con el objetivo de disminuir el impacto ambiental en todas las fases del ciclo de vida del producto.

Aspectos que se tienen en cuenta:

  • No usar sustancias tóxicas. Para no contaminar el suelo y las aguas de los lugares donde se hace la producción, ni en su posterior vertido. En su lugar se usarán sustancias que puedan servir de abono o sean de fácil desamblaje para su reutilización como materia prima técnica.
  • Tener en cuenta donde se hace la producción, que esta no haga daño al lugar sino que ayude al desarrollo económico de la zona y la sociedad creando puestos de trabajo dignos, así como su preservación medioambiental.
  • Estudio de impacto medioambiental, social y de salud del producto. Así como mejorar este impacto si el resultado es negativo.

Un ejemplo de textil cradle to cradle: La tela que ‘’podría comerse’’

En 2002 Designtex, junto con Rohner Textil hizo una producción de tejido para tapizar biodegradable. Una tela tan segura que, como sus propios creadores bromeaban, podría hasta comerse.

La ideación de este tejido se produjo porque, aunque las fábricas textiles de Rohner cumplía la normativa de medio ambiente, los restos de sus tejidos se consideraban un desecho peligroso.

Es por esto que introdujeron grandes cambios en la producción como la eliminación de los tintes y productos químicos tóxicos. Además, cambiaron las materias primas, comenzando a usar lana de ovejas criadas en libertad y ramie, una fibra hecha a partir de la ortiga.

MBDC – Textil Compostable

Los recortes sobrantes se reciclan y se envían a los productores de fresas de la zona que, al ser biodegradables, los usan para proteger el suelo y aislar las plantas.

Además, el empresario dice: ‘’Con nuestro enfoque no sólo hemos dado respuestas a los problemas medioambientales sino que hemos eliminado la necesidad de reglamentación, aspecto muy a tener en cuenta.’’ Pues dice que al tener menos trámites burocráticos se han ahorrado un 20% los costes de la producción.

¡Todo son ventajas! ¿Qué piensas, crees que estamos ante la nueva Re-Evolución industrial?

Artículo escrito por Jessica Checa de BeGaia

IE Fashion Revolution Evento

fashion revolution

Como cada año dentro del marco de la Fashion Revolution Week se hacen eventos y actividades para dar a conocer los costes sociales y ambientales de la industria de la moda, marcas de moda ética y sostenible y alternativas al consumo tradicional.

cartel del fashion revolution

Trendy&Green y bGaia con el apoyo del Centro de Innovación Social del IE organizan el viernes 26 de abril de 2019 un evento para conocer más en profundidad el movimiento Fashion Revolution junto a expertos del sector.

La entrada será gratuita previa inscripción en este link: https://bit.ly/2HM9Xia

Día: 26 de abril

Hora: 16.30h

Lugar: Área31, IE Business School, María de Molina 31, Madrid

Obsolescencia programada ¿También en moda?

obsolescencia programada

Seguro que te has dado cuenta de que el jersey que te compraste hace 3 meses no luce igual que ese de tu abuela que te quedaste porque te encantó su rollo vintage.

El de tu abuela no tiene bolitas, abriga que da gusto y tiene las costuras fuertes. El que te compraste hace unas semanas ya tiene desperfectos y lo has usado unas 3 veces, dudas de que vaya a durar mucho en tu armario.

Esto es lo que llamamos obsolescencia programada.

Jersey de punto grueso de lana a rayas azules y grises moda de invierno sostenible

La obsolescencia programada es la determinación del fin de la vida útil de un producto, de forma que, tras un período de tiempo (calculado por el fabricante durante la fase de diseño) este se quede obsoleto o inservible.

El objetivo de esta práctica no es crear productos de calidad, sino exclusivamente el lucro económico, no teniéndose en cuenta las necesidades de los consumidores, ni las repercusiones medioambientales en la producción y mucho menos las consecuencias que se generan desde el punto de vista de la acumulación de residuos y la contaminación que conllevan.

infografia del ciclo de la obsolescencia programada

Dentro de la moda el caso más llamativo es el del fast fashion donde se produce ropa en ingentes cantidades y la calidad deja mucho que desear, haciendo que las prendas tengan poca durabilidad.

Se cambiaron los materiales naturales y de calidad por fibras cada vez más baratas, en su mayoría plásticas que se deshacen cada vez que las lavamos. Hacen que el tejido se dé de sí y se viren las costuras (¿Nunca te ha pasado ir a planchar una camiseta y ver que era imposible casar la parte delante con la espalda por las costuras?), que salgan las tan odiadas pelotillas, etc.

Además, son tejidos que están llenos de químicos y que nos hacen tener alergias y problemas de salud. Sin hablar del daño que hacen al medio ambiente tanto en su confección cómo en su mantenimiento.

También cambiaron la forma de confeccionar. Había que confeccionar más y más barato porque lo que las fornituras también pasaron a ser de menor calidad, se hacen los patrones y los cortes más rápido y las costureras cosen a un ritmo de vértigo. Esto ha hecho que un abrigo hecho ahora no siente tan bien como sentaba un abrigo hecho hace 40 o 50 años.

Si unimos todo esto, con el marketing constante creando necesidades inventadas y el bajo precio de estas prendas, tenemos consumidores locos que compran más de lo que necesitan.

Un grupo de cinco personas con bolsas de compras de moda

Este tema de la obsolescencia programada ha creado un malestar en los consumidores que se sienten engañados por pagar dinero por un producto con una vida muy corta, por lo que últimamente son muchas las organizaciones, medios de comunicación e incluso los propios consumidores, están pidiendo a las administraciones que legislen para controlar esta práctica.

¿Qué piensas? ¿Conseguirán frenar esta espiral de consumo desenfrenado?

Artículo escrito por Jessica Checa de BeGaia

Nuevos tejidos para la Moda Sostenible

Pese a la ‘’mala fama’’ creada últimamente desde que la ONU calificó la industria de la moda como la segunda más contaminante del planeta (sólo después de la del petróleo), los diseñadores y las marcas buscan la manera de seguir desarrollando colecciones cada vez más responsables con el medio ambiente. La industria de la moda sigue su camino, como ha hecho siempre a través de la historia.

Se invierte en investigación y desarrollo de tecnologías y con ellas en creación de  nuevos tejidos que usan lo que, hasta ahora, considerábamos deshechos.

Residuos como restos de lana, basura plástica, pieles de frutas… Todo para buscar un camino más sostenible para la moda del momento.

¿Quieres saber cuáles son algunos de estos nuevos tejidos? ¡Sigue leyendo!

(más…)